Horarios

Martín Onti: La precaución y el miedo

Así se está jugando en Rusia. Con precaución y al borde del miedo en la mayoría de los partidos de esta, por momentos, desconcertante Copa del Mundo. La intención es descubrir quién es el culpable de esta mediocridad futbolística desde la propuesta rácana de sus participantes. Unos por motivos justificados y basados en su reconocida incapacidad para ser protagonistas y otros por contemplar tiempos futuros para desarrollar su aparente mayor potencial de juego, quedan en deuda en esta primera fase que ya transcurre en el ecuador de la justa mundialista.
 
Dar espacio a las sugestiones sobre las distintas propuestas futbolísticas, depende de la mentalidad que cada uno aborde para juzgar no sólo a los jugadores sino fundamentalmente a lo que trasmiten sus técnicos. De esta manera el análisis de lo que ocurre en Rusia se remite a anteponer a la crítica la delicadeza de entender que esto es un Mundial, algo diferente e incomparable a cualquier otro tipo de evento en este deporte.
 
Aquí se juegan, y se arriesgan, muchas cosas más allá del fútbol en sí. No podría ser comprensible de otra manera entender el porqué Irán se transforma en un semejante dolor de cabeza para que España consiga un triunfo justificable desde la historia que pinta a cada uno de ellos, o el adiós de una valiente Marruecos que claudica tempranamente, la tacañería medida de Francia, de Inglaterra, la especulación de Brasil, de Alemania, y la pobreza manifiesta y vergonzosa de la Argentina de Jorge Sampaoli.
 
El calor, el frío, los mosquitos, los viajes, la incomodidad y la lejanía del espacio habitual, no son excusas para esconder la precaución que parecen tener los candidatos escondiendo el mejor fútbol que creemos pueden proponer y ejecutar. El miedo a quedarse en el camino llega en la medianía de esta primera fase eliminatoria, en un momento en que las urgencias apremian poco antes de que sea demasiado tarde.
 
La angustia, prima hermana de la precaución y el miedo, comienza a apoderarse de las selecciones cuando los márgenes del error se comprimen y la alternativa no es otra que la victoria para continuar en carrera. Exigidos por el pánico al fracaso, los aspirantes a la gloria deben derrotar primero a la precaución y al miedo, luego a sí mismos, y finalmente al adversario en cuestión.
 
Mientras tanto lo impensado se vuelve realidad. La Selección de Rusia golea, se gusta, y satisface a propios y extraños. Los dirigidos por Stanislav Cherchesov presentan así, ante la precaución y el miedo ajeno, su candidatura al título bajo la confiada mirada de Vladimir Putin.
 
Martín Onti

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!