Horarios

Dom.Ene.23 8:00 AM EST
Dom.Ene.23 11:00 AM EST
Jue.Ene.27 6:00 PM EST
Jue.Ene.27 6:30 PM EST
Jue.Ene.27 8:00 PM EST
Jue.Ene.27 9:00 PM EST
Dom.Ene.30 2:30 PM EST
Dom.Ene.30 5:00 PM EST
Dom.Ene.30 7:00 PM EST
Mié.Feb.02 6:30 PM EST
Mié.Feb.02 9:00 PM EST
Mar.Feb.08 2:30 PM EST
Sáb.Feb.12 12:00 PM EST
Dom.Feb.13 8:30 AM EST
Dom.Feb.13 1:30 PM EST
Mié.Feb.16 9:55 PM EST
Sáb.Feb.19 9:30 AM EST
Sáb.Feb.19 12:00 PM EST
Dom.Feb.20 8:30 AM EST
Dom.Feb.20 1:30 PM EST
Vie.Feb.25 2:30 PM EST
Sáb.Feb.26 7:00 AM EST
Sáb.Feb.26 9:30 AM EST
Sáb.Feb.26 7:55 PM EST
Dom.Feb.27 8:00 AM EST
Dom.Feb.27 11:00 AM EST

Martín Onti: La naranja alimonada

MADRID, España. - Hemos vivido desde la década de los años ’70, con el convencimiento de que en algún momento el fútbol holandés llegaría a ser tan grande como las potencias mundiales de este deporte. Sin embargo, tras aquellas majestuosas exhibiciones de un juego diferente, ese equipo de Rinus Michels, que sucumbió ante la topadora física alemana de Helmut Schön en aquella recordada final de Múnich ‘74, transitó siempre caminos de promesas incumplidas.
 
Volvió a caer cuatro años más tarde en otra final mundial ante aquella sospechada Argentina de César Luis Menotti, esta vez con Ernst Happel a la cabeza del cuerpo técnico, y ya el síndrome de escuadra secundaria no abandonaría más las alforjas cargadas de un fútbol bien jugado hasta el límite mismo de la portería adversaria, pero, con falta de efectividad y carácter de campeón que le persigue hasta hoy.
No podríamos calificar de sobresaliente su nivel local en un torneo de pocos ribetes competitivos en comparación a ligas como la inglesa, la alemana y la española… y si me apuran, hasta muy por debajo de la liga italiana y de la francesa, inclusive hasta en los tiempos del gran Ajax de Ámsterdam con figuras que eran la base singular de esa esperanza naranja en las presentaciones de su combinado nacional.
 
Pero, allí quedó todo. Poco a poco se fue apagando ese fuego interno que sólo era alimentado por la prensa internacional, como queriéndonos auto convencer que Holanda era el candidato por el que apostar con certeza para el mundial venidero, esa eterna promesa que deseábamos ver germinar un día… y nos equivocábamos proporcionalmente al desinterés futbolístico que desde la propuesta del país de los tulipanes nos llegaba como respuesta.
Probablemente Michels y Happel, junto a ese genio que fue Johan Cruyff, no alcanzaron para transmitir una continuidad que sólo quedó representada en solitarios esfuerzos de algunos jugadores de excelentes dotes técnicos, pero hasta allí nomás. El fútbol se juega en conjunto, con hombres convencidos de que una idea y un patrón de juego tienen una esencia que debe ser seriamente respetada, porque al menos eso tenía la mayoría de futbolistas de aquella naranja mecánica de la década ya olvidada, una naranja que se ha ido convirtiendo en limón por lo agrio de su propuesta futbolística.
 
Hoy, lo inevitable ha ocurrido. La Selección de Holanda no acudirá a Rusia y puede, esperemos, que esto sirva para comprender que con el recuerdo de lo hecho en épocas pasadas no alcanza para clasificar a una justa tan importante como una Copa del Mundo. Dicen, que no hay mal que por bien no venga, y esto dependerá sólo de los holandeses.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!