Horarios

Martín Onti: Así en el fútbol como en la vida

MOSCÚ, Rusia.- La especulación no es para cualquiera, es una hipótesis sin base real. Quien se pavonea con ella debe saber manejarse con la doble moral que implica aplicarla en el orden que corresponda para la consecución de un objetivo. En fútbol, y en esta Copa del Mundo, hemos sido testigos de muchas situaciones en que negociar un resultado ha significado quedar afuera o adentro dependiendo de la casualidad y del azar.
 
La fina línea de la confianza, ajena a la realidad a la que no escapa este deporte, traicionó a equipos tan grandes como Alemania destruyendo una historia que había sido impecable hasta este mundial de Rusia 2018. Puede que se jueguen 50 partidos entre germanos y coreanos, y me atrevería a decir que este que ganó Corea sea el único en que salgan vencedores los ex dirigidos curiosamente por Uli Stielike y hoy bajo la tutela de Shin Tae-Yong.
 
En un escalón menor, mucho menor, le pasó más de lo mismo a Senegal ante Colombia. Con una sombra del Sadio Mané que solemos ver en el Liverpool de Jurgen Klopp, los africanos terminaron doblegados por la cumplidora Colombia de José Pekerman. La incompetencia del riesgo trae sus castigos y empezando la tarde como claros favoritos, los africanos terminaron perdiendo para ser eliminados y hacerle un gran favor a Japón.
 
Akira Nishino, el entrenador de los nipones, aceptó el reto de un destino al que los japoneses están mejor acostumbrados por esencia. Pueblo tan trabajador, como especulativo, Japón acudió a su libreto principal y terminó pasando a octavos de final. Nadie más entrenados que ellos en el día a día, para el éxito que deviene de la paciencia que termina impulsándoles a la siguiente fase, aunque hayan perdido por la mínima ante una opaca Polonia.
 
Los que continúan en competencia y los que hacen las maletas rumbo a casa, sólo se diferencian por un común denominador que entre destino y fortuna termina premiando o sentenciando. 
 
Así en el fútbol como en la vida, las conjeturas están a veces tan alejadas de la realidad como el pensamiento ideal de los hechos. Las suposiciones está bien considerarlas para arriesgar en el casino, en una casa de juegos donde lo único que se pierde es el dinero, pero jamás el honor. 
 
Sucumbió la dignidad futbolística… y también parte de la otra. Alemania la perdió rotunda y dolorosamente, en menor medida Senegal y, en definitiva, sólo la afianzó Japón. Cada uno debe saber cuál es la horma de su zapato. Joachim Löw y Aliou Cissé aún están buscándolas. Nishino siempre lo supo.
 

ENLACES RÁPIDOS:

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!