Horarios

Los Santizo, un sello de familia en Guatemala en Fútsal

Los Santizo, un sello de familia en Guatemala en Fútsal

GUATEMALA, Guatemala.- A punto de disputar su segunda Copa Mundial de Fútsal de la FIFA consecutiva juntos, para Miguel y Edgar Santizo el fútbol siempre ha sido una cuestión de familia. Y no es broma...
 
Desde sus inicios en las calles de Colonia Santa Ana, su barrio en ciudad de Guatemala, ambos formaban equipo con mama Rosa, que iba al arco, y sus hermanas Sindy e Ingrid. Ante la atenta mirada de papá Miguel Ángel y dirigidos por el abuelo José Ricardo, ganaron más partidos de los que perdieron, y comenzaron a forjar así sus carreras con un balón.
 
"Creo que es gracias a mi abuelo que nosotros estamos donde estamos. Él nos dirigía en sus equipos, nos entrenaba todos los días, aunque siempre en fútbol de campo", explica Edgar, de 29 años, el menor de los Santizo. El mismo que a los 13 tuvo una chance de irse a probar a Europa, pero Rosa prefirió que siguiera estudiando.
 
Aquel que suponga que la relación de Miguel y Edgar con el fútsal nació en 2000, cuando Guatemala fue sede de la cuarta Copa Mundial de Fútsal de la FIFA, se equivoca: ambos deben a sus hermanas mayores la llegada al deporte del que viven y que les apasiona.
 
"Sucedió en 2008. Un sábado a la noche fuimos a verlas jugar en un equipo de fútbol de salón que dirigía Pablo Morales, quien también entrenaba a hombres. Ese día le faltó gente, nos invitó a participar y bueno, aquí estamos", sintetiza Miguel, de 31.
 
Sentados frente a FIFA.com en su hotel de Buenos Aires, donde la selección chapín afinó su preparación para Colombia 2016, los hermanos hablan sin interrumpirse. "A pesar de pasar tanto tiempo juntos, realmente nos llevamos bien", afirma Edgar. "Los compañeros nos dicen que les gustaría llevarse así con sus hermanos, pero para nosotros es natural", complementa Miguel.
 
El sueño cumplido
Hasta hoy apenas una vez no compartieron club, durante la temporada 2013. "Jugábamos en Acuasistemas pero el equipo se desintegró. A mí me llamaron de Glucosoral, nuestro club ahora, y a Miguel de Xelas, que era nuevo... ¡Y nos enfrentamos en la final!", rememora Edgar.
 
"Es más, me pegó una patada contra los bancos que todavía me duele", aclara entre risas. ¿Cómo lo vivió la familia? "Con ansiedad. Si hasta un diario sacó una nota con la foto de mi hijo, que titularon 'mi papá juega contra mi tío'". complementa Miguel, integrante del bando perdedor.
 
Para ese entonces, el apellido Santizo ya estaba relacionado con la selección. Edgar, un cierre de corte ofensivo, de físico menudo pero hábil y encarador, recibió la primera convocatoria en 2010. "Me puso contento por mí, pero también triste por él", recuerda. Una año después, sin embargo, hicieron realidad el sueño de representar juntos a Guatemala.
 
Los dos formaron parte del plantel que, como local, termino subcampeón del clasificatorio de la CONCACAF para la Copa Mundial de Tailandia 2012. "Ni entré en la final, por lo que temí que luego no me convocaran. Pero cuando mi esposa me dijo que estábamos los dos en la lista para el Mundial, lloré de alegría", confiesa Miguel, también cierre pero de corte defensivo, quizás por físico más armado.
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!