Horarios

Futbol sala

El reglamento del futbol sala que estará en vigor durante el Mundial de Colombia

CALI, Colombia.- Aunque el objetivo en el futbol sala sea básicamente el mismo que en el futbol once, introducir la pelota en el arco rival, esta modalidad del deporte rey cuenta con muchas especificidades que lo distinguen de su hermano mayor.
 
En la variante de sala los equipos tienen cinco jugadores sobre la cancha, -cuatro hombres en de campo más el arquero-, y siempre atacan hacia el sector del terreno donde se encuentre su banquillo.
 
Se juegan dos tiempos de veinte minutos con un descanso de quince minutos entre ambos. En caso de empate, en las rondas donde se requiera determinar un vencedor, se jugarán dos tiempos extra de cinco minutos cada uno sin descanso intermedio. Al ganador se le otorgan dos puntos, un empate reparte una unidad para los involucrados, mientras que el derrotado se va sin nada.
 
Las canchas oficiales en torneos internacionales miden entre 36 y 40 metros de largo y entre 18 y 20 de ancho. La pelota es más chiquita que en el futbol once y también más pesada. Un balón correctamente inflado se deja caer desde una altura de dos metros y no debe sobrepasar los 30 centímetros en el primer bote y los diez en el segundo. Los zapatos no tienen tacos y siempre son lisos, como la superficie de juego.
 
 
Cada equipo tiene un capitán y estrictamente es el único que puede dirigirse a los árbitros para realizar consultas o informar algún detalle relevante.
 
Las sustituciones son quizás uno de los aspectos donde el futbol sala más se difiere a la modalidad que se practica sobre un césped gigante. Cada equipo puede realizar ilimitados cambios y la salida y entrada de los jugadores se realiza cuando el balón esté detenido.
 
Cuando un equipo está perdiendo en los minutos finales de un partido tiene la posibilidad de sustituir a su arquero por un arquero-jugador sobre el cual pesan reglas muy específicas. Ante todo, este cambio tiene que ser debidamente autorizado por el árbitro y claramente visible para los rivales.
 
Cuando esto ocurre, el arquero se transforma en un jugador de campo más, pero cuando sale de su propia área solo puede tardar cuatro segundos en trasladarse a la cancha rival. O sea, no puede permanecer en su propio campo fuera de su propia área. Si el equipo contrario recupera la pelota y lanza un contragolpe, puede regresar a su área y ejercer como un portero normal.
 
Ahora bien, el portero sólo puede recibir el balón de sus compañeros una vez por jugada y siempre tiene que tocarlo con los pies, independientemente de la parte del cuerpo con la cual el jugador de su mismo equipo se lo haya cedido. O sea, hasta que un jugador rival no vuelva a tocarlo, al arquero no se lo pueden volver a pasar. Si se infringe esta regla se castiga con un tiro libre indirecto.
 
Continuando con los arqueros, estos realizan los saques de meta y las reposiciones exclusivamente con las manos. El balón no puede rebasar por el aire la línea central y tiene que sobrepasar la línea demarcatoria de la propia área de meta sin que lo toque un compañero o un adversario.
 
 
Una vez que los porteros han atajado la pelota con las manos en el medio de una acción no pueden demorarse más de cinco segundos en reponerla a la acción. Un arquero no comete una falta si saca sus brazos fuera del área con el balón dominado mientras sus pies estén haciendo contacto con la línea del área.
 
Cuando un jugador se lesiona solo tiene quince segundos para ser atendido. Si se sobrepasa ese tiempo tendrá que ser sustituido. En el caso excepcional de los arqueros se les entrega un minuto. 
 
Para garantizar la dinámica de los encuentros cada equipo tiene quince segundos para atravesar la línea central de la cancha, a menos que el balón haya sido tocado por un adversario, lo cual resetea el conteo. Con esto se evita que un conjunto pierda tiempo intencionalmente para beneficiarse cuando va en ventaja.
 
Contrario al fútbol once, no se puede marcar un gol de un disparo al iniciar un partido o al reponer el juego tras un gol, ni tampoco se puede pasar la pelota en un penal o un tiro de castigo al arco. Aquello que hicieron Messi y Suárez con el Barcelona en el futbol sala está prohibido.
 
Si por causa accidental una portería es movida de lugar y el balón llega a sobrepasar la línea de gol por una zona donde debería encontrarse la portería, entonces los árbitros tienen la potestad de declarar el tanto como válido. Los arqueros no pueden marcar un gol tras un lanzamiento directo con las manos, ni tampoco se considerará válido un gol anotado directamente desde un saque lateral.
 
Si un jugador comete una falta, el juego se reanuda con un tiro libre directo en el lugar de la infracción y los jugadores rivales más cercanos pueden ubicarse a no menos de cinco metros del balón para la formación de la barrera. Estas faltas se acumulan en cada período del juego y a partir de la sexta falta se concede un tiro de castigo sin barrera a una distancia de diez metros en el segundo punto penal. En caso de que el partido se extienda a los tiempos extra, estos se considerarán como prolongación del segundo período para los efectos de la acumulación de las faltas.
 
 
Si se incurre en una falta técnica por la violación de alguna de las reglas del juego, se concede un saque lateral desde el sitio más cercano a donde se cometió la infracción. Aquí se incluye si un jugador tarda más de cinco segundos en reiniciar el juego después que el árbitro haya dado la orden, o si el ejecutante de un penal o tiro libre vuelve a tocar la pelota después que esta haya rebotado en los postes o en los árbitros antes de que otro jugador, propio o rival, haya hecho contacto con ella.
 
Las tarjetas también tienen ciertas especificidades. Dos tarjetas amarillas o una tarjeta azul directa significan la expulsión del futbolista, pero su equipo puede reemplazarlo. También si un jugador comete cinco faltas personales, como en el baloncesto, tiene que salir obligatoriamente del partido y un compañero debe entrar en su lugar. La expulsión con tarjeta roja deja a su equipo con un hombre menos hasta el final del partido, aunque esto solo ocurre en caso de máxima violencia o conducta antideportiva.
 
El primer punto penal se encuentra dentro del área a seis metros del arco desde el cual se cobra un lanzamiento directo cuando se comete una falta dentro del área. El segundo punto penal, ubicado a diez metros del arco, fuera del área, es el lugar donde se ejecutan los tiros de castigo a partir de la sexta falta en cada uno de los dos tiempos del encuentro.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!