En partido lleno de volteretas, Rusia se llevó el tercer lugar de la Copa Mundial Beach Soccer al vencer a Japón que vendió cara la derrota.