La escuadra portuguesa demostró su pegada y venció por marcador de 6-4 a la selección italiana que no dejó de luchar un solo segundo.