La selección lusa se instala en la gran final y va en busca de su segundo título enfrentado a Italia