El representativo nipón se impuso con autoridad sobre el combinado de Suiza para consolidarse como favorito al título mundial.