En una semifinal de verdadera locura, el seleccionado de Italia supera a su similar de Rusia para acceder a la gran final.