Como no podía ser de otro forma, el primer tanto del Mundial Beach Soccer fue un auténtico golazo de Gabriele Gori.