Todo le salió mal al playera siete de Brasil, Bokinha, quien no sólo falló un penal y fue amonestado, sino que también anotó un gol en su propia puerta.