Tan solo habían pasado dos segundos después del silbatazo inicial cuando Torres remata a la portería rival, tras ejecutar una jugada preparada y así enviar el balón al fondo de las redes.