Las Bahamas fueron el centro de atención del Beach Soccer al albergar la Copa Mundial de la especialidad y así le mostraron al mundo la felicidad con que viven sus habitantes