Horarios

Una multitud colmó y tiñó de negro y rojo las calles de Río de Janeiro para recibir al campeón del máximo torneo continental.