El estadio peruano recibirá la final de la Copa Libertadores, el partido con más renombre en sus 19 años de actividad.