Marcelo Suárez, entrenador interino aurinegro, se desentendió de los disturbios y lamentó el cambio del equipo en el segundo tiempo ante Palmeiras.