Mancini, entrenador del equipo brasileño, calificó de "injustas" las decisiones del árbitro contra su equipo.