Horarios

Copa Libertadores. Mexsport

Carambola de Lima: de perder la final de Sudamericana a ganar la final de Libertadores

LIMA, Perú.- La final de la Copa Libertadores se jugará en Lima tras una carambola a varias bandas. Primero, la ciudad postuló a principios de año para alojar este torneo. Luego fue elegida sede de la final de la Copa Sudamericana, pero más tarde fue despojada de esa designación. Y ahora regresa con éxito a la primera casilla.
 
Lima fue la opción escogida para sustituir a Santiago de Chile, donde inicialmente se iba a disputar la primera final a partido único de la historia de la Libertadores hasta que las protestas sociales que persisten desde hace más de dos semanas obligaron a replantear la sede del partido entre Flamengo y River Plate.
 
No parecía que la capital del Perú albergaría un gran acontecimiento internacional de fútbol después de que este mismo año fuese despojada de organizar la final de la Copa Sudamericana, que recayó en Asunción, y el Mundial sub'17, que se lo quedó Brasil.
 
 
 
LA GRAN META DE PERÚ DESDE EL INICIO
 
Organizar la primera final a partido único de la Libertadores fue siempre el gran objetivo de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) y para ello presentó a Lima como candidata a mediados de 2018 frente a las candidaturas del Estadio Nacional de Santiago de Chile y del Estadio Centenario de Montevideo.
 
De esa terna, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) otorgó la sede de la final de la Libertadores a Santiago y a Lima la final única de la Copa Sudamericana, la segunda competición de clubes de la Conmebol.
 
Sin embargo, nueve meses después, en mayo de este año, el consejo ejecutivo de la Conmebol decidió quitar la sede de la Sudamericana a Lima para dársela a Asunción, donde este sábado jugarán por el título el Independiente del Valle ecuatoriano y el Colón argentino.
 
 
 
LA TERCERA VÍA
 
Así Lima se quedó con las manos vacías hasta hace pocos días, cuando comenzó a tomar fuerza la opción de que la final de la Libertadores no se disputase finalmente en Chile, que ya tuvo que cancelar la cumbre del Foro Económico Asia-Pacífico (APEC) y la cumbre mundial del clima (COP25).
 
Lima no era la primera opción para reemplazar a Santiago, pues para River Plate era más cómodo jugar en Montevideo, pero justamente para fin del semana previsto para la final, en Uruguay está programada la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.
 
Otra opción era Asunción, pero la Conmebol no quería que una misma ciudad acogiera las decisiones de la Sudamericana y la Libertadores.
 
"Nunca se repite una sede para las dos finales. El criterio que se mantuvo es que había otras ciudades interesadas", explicó el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.
 
 
EN SINTONÍA CON AUTORIDADES PERUANAS
 
Preguntado por qué ahora Lima sí y hace solo seis meses no servía como sede de la final de la Sudamericana, Domínguez explicó que se optó en su momento por el "cambio repentino" de presidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) que hubo a principios de año.
 
La crisis política sufrida por el país andino, con cambio de gobierno incluido, fue también esgrimida como problema.
 
"Nos imposibilitaba poder trabajar. Eso ya se reordenó. El problema era por la falta de autoridades, pero eso hoy está totalmente restablecido", señaló Domínguez.
 
Recordó que incluso la FIFA dio el visto bueno a la nueva dirección de la FPF cuando hace semanas le dio la sede del Mundial sub'17 de 2021, a pesar de que los peruanos buscaban la sede del Mundial sub'21, que se lo quedó Indonesia.
 
 
EL MONUMENTAL GANA LA PARTIDA AL NACIONAL
 
Con Lima ya confirmada como sede, faltaba por decidir el escenario para la disputa entre Flamengo y River Plate.
 
La primera opción era el Estadio Nacional, con capacidad para unos 40.000 espectadores, pero para el mismo día de la final hay programado un concierto de salsa, por lo que en su lugar fue escogido el Estadio Monumental, casa del Universitario de Deportes, que tiene capacidad para unas 80.000 personas.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!