El guardameta neozelandés será el principal encargado de frenar a México en la fase de grupos de la Copa Confederaciones.