La sede de la Copa Confederaciones 2017 es un destino único, lleno de tradición y paisajes memorables.