El jugador de la selección de Chile y del Bayern Munich es un fanático de los autos deportivos y, por lo tanto, de la velocidad. Toda su vida está rodeada de cuatro ruedas.