La última copa que se juega en Arabia Saudita, Brasil jugó con todas sus estrellas y Ronaldo en su mejor momento arrasó en el certamen.