El delantero mexicano es un jugador que dedica sus logros a un ser superior, y nunca ha escondido sus valores previo a un partido o en otros panoramas.