Después de perder ante Chile en Moscú, los Leones Indomables se acuartelaron a orillas del Báltico para su segundo partido.