El técnico del Barcelona reconoció que el triunfo en Copa del Rey fue muy complicado.