Como mínimo, el equipo de Simeone necesita hacer dos goles en el Camp Nou si quiere estar en la final de la Copa del Rey. Sin embargo, el Barcelona no se fía.