Horarios

Martín Onti: Los procesos de la Ley

MADRID, España.- No estoy muy seguro si los intereses hubiesen tenido otros orígenes las resoluciones hubiesen sido las mismas. En el caso contrario, y habiendo sido el Barcelona el perjudicado por una falta a las reglas preestablecidas, no creo que la sentencia final en contra del Levante por la inclusión indebida de un jugador del equipo de Ernesto Valverde en el juego de ida por los octavos de final de la Copa del Rey, hubiese estado a su favor.
 
Hecha la ley, la que establece que un futbolista sancionado no puede jugar sino hasta haber pagado su culpabilidad así perteneciese a otra división del club y en otro certamen, hecha la trampa, o mejor dicho, diseñada o urdida de la manera más elegante posible para favorecer una elección de conveniencias.
 
El error cometido por el FC Barcelona en aquel partido, en el que sucumbió ante el conjunto de Paco López en el Ciutat de Valencia, incorporando al defensa Juan Brandáriz, alias Chumi, habitual en el segundo equipo del Barça y sin haber cumplido la sanción impuesta de un encuentro de inhabilitación en su división, fue el causante a esta incómoda situación en el que varios personajes quedan retratados frente a la inocencia incomprensible en ambas instituciones y, luego, también en los mayores estamentos del fútbol español.
 
Chumi, expulsado en un juego de la segunda división española, no alcanzó a cumplir su suspensión antes de poder ser alineado por Valverde en la Copa del Rey, cosa que el ‘Txingurri’ llevó a cabo. El suceso que desencadenó en este desentendido, descubre la ineficacia de un fútbol que cubre de dudas los alrededores de la entidad catalana primero, la de la levantina luego, y de la patronal que dirige los designios del fútbol español finalmente.
 
Dos eran las instancias que deberían ser contempladas para sanar el inconveniente. Entendida finalmente la falta del Barcelona como tal, al no poder hacer jugar a un jugador inhabilitado por más que participe en una división distinta a la que habitualmente pertenece, la decisión final de la Real Federación Española de Fútbol debía apostar por una o por otra versión urgidos de respuestas rápidas y satisfactorias.
 
Con un reglamento en mano que apoyaría ‘justificadamente’ a quienes decidían dependiendo de las circunstancias, La jueza única de Competición, Carmen Pérez, apoyó la versión de una protesta realizada fuera de tiempo y eligió que sea el Barcelona de Josep Maria Bartomeu quien continuara en la competición y no el humilde Levante de Quique Catalán que queda así al margen de la Copa del Rey.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!