Horarios

Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:30 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST

Martín Onti: La Copa de Felipe VI

Con motivo de la resolución de las semifinales de la Copa del Rey de esta semana, estamos en cierta manera obligados a hacer hincapié en ambos resúmenes de los encuentros que animaron los ya finalistas. El Sevilla dejando afuera a un valiente y sorpresivo Leganés y el Barcelona tras apear al Valencia, tienen fecha de encuentro aunque sin escenario concreto... como de esperada mala costumbre.

Los andaluces se impusieron a los madrileños en su eliminatoria destrozando, en base a memoria futbolística, el sueño de los de Asier Garitano. Si bien el Leganés consiguió un empate en la ida jugada en la capital española, más por necedad de los de Vincenzo Montella que por méritos propios de los pepineros, la vuelta sirvió a los del Sánchez Pizjuan para repasar sus mejores justas imponiendo, más allá de su mejor propuesta de juego, un carácter que se me había olvidado el Sevilla podía mostrar.

A pesar de que el técnico italiano del conjunto nervionense no alcanza a demostrar su impronta futbolística con convencimiento, la noche del Pizjuán, con mayor autoridad que la de Butarque, sirvió para que de las botas del trío argentino compuesto por Franco Vázquez, Éver Banega y Joaquín Correa, el Sevilla se encontrara con otra actuación que terminó acercándoles a aquellos no tan lejanos días de interminables festejos a orillas del Guadalquivir.

La otra semifinal nació como se esperaba, con un mínimo y sufrido triunfo del Barcelona en la ida que no arrojaba tranquilidad para los azulgrana a siete días vista cuando visitara Mestalla. En el Camp Nou los de Ernesto Valverde, justificando una postura un tanto defensiva, se preocuparon más en mantener la propia portería a cero que buscar una diferencia numérica mayor en el resultado. Cosas que se tienen en cuenta a veces con una prioridad necesaria de la cual es difícil escapar en este tipo de torneos.

El regreso, en terrenos del Turia, sorprendió a muchos por la apuesta de Valverde y no tanto por el triunfo del Barça. Jugar con André Gomes se transforma ya en una martingala que nadie comprende cuando el ‘Txingurri’ la pone caprichosamente en práctica. Más aún cuando el hilo fino de jugar con un Gerard Piqué en estado de observación por su lesión el pasado domingo, tuvo a los culé con el aire contenido hasta que Rakitic marcó el segundo y definitivo gol que lo pone en su quinta final consecutiva de Copa del Rey.

Barça-Sevilla, Sevilla-Barça, indistintamente mencionados, son habitués a finales en el fútbol mundial. Confirmado el 21 de abril con varios sitios alternativos para jugarse el partido, la decisión se reparte a día de hoy entre calendarios y suposiciones entre el valenciano estadio de Mestalla, el nuevo Metropolitano del Atleti o, finalmente, en el tan conflictivo, negado y muy deseado Santiago Bernabéu.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!