Horarios

Mié.Sep.29 12:55 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT

Martín Onti: Extraña melancolia

MADRID, España.- Empieza a invadir los medios de comunicación la noticia que preferiría no haber recibido nunca. El dolor de no comprender a veces las decisiones del ser humano me provocan un daño inexplicable. Trato de ponerme en la piel de Andrés Iniesta para encontrar una razón, por mínima que esta sea, y poder así justificar mi decepción. Quizás si hablara con él podría encontrar un sentido, si se quiere, a mi punto de vista.
 
 
No puedo entender a gente como Iniesta, de verdad, esta historia es como si enamorado de mi esposa buscase a otra mujer para saciar vaya uno a saber qué cosa. Es más, tiene que ser más entendible, al menos, el hecho de buscar el placer compartiendo tiempo con otra pareja que no sea con quien uno ha compartido toda una vida, que irse a jugar fútbol a China.
 
Pongo en perspectiva alternativas que podrían haber ocasionado que el actual capitán del Barcelona se decante por abandonar la entidad de toda la vida y ninguna me cierra en la cabeza para darle mi derecha al jugador manchego.
 
Económicamente podríamos decir que está asegurado. Él y un par de generaciones por venir estarán salvados en ese apartado de administrar convenientemente todo lo que ha ganado en dinero y propiedades el mediocampista español, sin contar sus dadivosos negocios que continúan un crecimiento comercial que a esta altura ya trasciende fronteras.
 
 
Sentimentalmente, les puedo asegurar, por mi santa salud, que en ningún otro lugar del mundo Andrés Iniesta estará más mimado que en España. Así se retire de los campos de juego, algo en lo que aparentemente aún no contempla, el ‘8’ blaugrana será dueño del cariño de la gente hasta en fueros ‘hostiles’ como Bilbao donde creo cambiarían, a partir de entonces, pitidos por aplausos.
 
Experimentalmente, y como para calmar mi frustración, debería aceptar que la decisión de los individuos son eso, decisiones personales en las cuales de nada sirve meterse porque no estamos en el cuerpo del otro y, aunque creamos entender, no comulgamos las mismas esencias.
 
He leído y escuchado por ahí, en varios medios aunque sin confirmación y quizás sólo con la intención de jod… la vida, que el Chongqing Dangdai Lifan de la primera división de la liga china le contratará a partir de la próxima temporada. El contrato será, en apariencia, por tres interminables años que acabarán por maltratar la salud mental de Andrés Iniesta en Asia y la de muchos de nosotros aquí.
 
 
Siento una melancolía extraña, rara, de esas que no se pueden explicar claramente para alejar todo tipo de malestar y por ello sólo queda quejarme al Universo por no entender que, quizás, Andrés Iniesta estaría haciendo todo lo que sabe y puede. Si no, ahora, en lugar de estar escribiendo sobre su posible partida al insípido balompié chino, estaría hablando de la obtención de la Copa del Rey por parte de su equipo ante el Sevilla.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!