Horarios

Martín Onti: El principio del final

La noticia sorprendía en cierta manera. Digo en cierta manera, porque el comunicado de la ausencia de Lionel Messi en la convocatoria del Barcelona para el partido frente al Sevilla por la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey, no nos debería tomar por sorpresa en absoluto. Ya Ernesto Valverde nos había puesto convenientemente sobre aviso de lo que se vendría de aquí en adelante con el hoy mejor jugador del mundo.

En esto deberíamos emular a los orientales, en la aceptación de los finales sacando conclusiones para comprender que nada es eterno en esta vida donde todo está acotado, y más aún cuando se trata de la duración de ciclos que están llamados a caducar. Lionel Messi, a sus 31 años, ya necesita imperiosamente un cuidado diferenciado para su físico, su mente y su juego. Esto no nos debería de extrañar si lo medimos con la vara de la razón.

La realidad del fútbol, hecha persona en ‘La Pulga’, no admite de impostores que satisfagan lo que propone el astro argentino. Esto es una verdad que no puede ser alterada e indefectiblemente, acostumbrarse de a poco al futuro adiós del argentino de los terrenos de juego será, más en breve que tardío, algo tan irrefutable como doloroso para los amantes del fútbol.

Hace ya unos meses escribíamos sobre la lucha encarnizada que Messi sostenía con Cristiano Ronaldo para bien del fútbol español y mundial. Advertíamos entonces de este momento que todos sabíamos llegaría, aunque lo detestemos. Ver jugar a Messi, incluso para sus pocos detractores, devuelve una sonrisa que a veces lo desafortunado de nuestros días nos quita, y eso es lo que nos produce una primera reacción dolorosa sin pensar en las consecuencias más cercanas y reales.

Nadie quiere reparar en este presente -como cuando nos enteramos que los Reyes Magos son nuestros padres- y niega la realidad hasta que arriba la aceptación. Pocos asumen que la decisión de Valverde tiene asidero y que está tomada con la frialdad necesaria para cubrir la duración de un patrimonio mundial como Messi… Yo mismo me incluí en el rechazo hasta que el pensamiento tuvo prioridad.

‘A partir de ahora debemos acostumbrarnos a ver jugar a Lionel Messi unos 30 minutos por partido’. Esto lo dijo el ‘Txingurri’ no hace muchos días atrás y ahora el técnico del Barça no hace otra cosa que cumplir con su palabra. Estábamos avisados, no hay que echarle la culpa a nadie.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!