Asistir al torneo más antiguo del mundo sale hasta 50 por ciento más barato que a la competencia de CONCACAF.