El técnico de Venezuela asegura que el fútbol en Estados Unidos es cada vez más exigente.