Lionel Messi se quitó a Davinson Sánchez con un cañito impresionante, pero Wimar Barrios evitó el gol del argentino.