El "depredador" peruano no perdona luego de que el árbitro sentenciara una mano dentro del área.