Al delantero brasileño sólo le bastaron 20 minutos en el terreno de juego para salir con tremenda lesión y encender las alarmas en la Canarinha.