La albiceleste aterriza en el país vecino con la experiencia de haber perdido dos finales consecutivas de Copa América y con Messi al frente.