El director de selecciones nacionales levantó polémica al señalar que ni los mejores técnicos podrían revertir la situación de la Albiceleste.