Marquinhos tuvo ante Argentina uno de sus partidos más estresantes. Enfrente estaba Argentina, Messi y por dentro un virus que se lo comía.