Horarios

Los aficionados llegaron al Mineirão con la ilusión intacta, pero la Albiceleste no sale de terapia intensiva, ¿quiénes son los culpables?