Los peruanos saben que el duelo contra Brasil es crucial y por eso llegaron a Sao Paulo y armaron una fiesta como no se ha visto en Copa América.