El equipo colombiano encontró la fórmula para maniatar a Argentina y dar un golpe de autoridad en la Copa América.