No había pasado un minuto desde que marcó de penal cuando el jugador del Barcelona sentenció la ventaja de Brasil ante Bolivia.