El clásico no solo se juega en la cancha, empieza desde que el rival pisa la ciudad. Argentina ya lleva varias horas sufriéndolo.