El atacante del Inter aceptó que su equipo tiene grandes jugadores, por lo que presionaron al rival, especialmente por lo que se estaban jugando.