Este chico argentino vivió el momento de su vida al salir a la cancha con su gran ídolo. Ese día se trazó la meta más ambiciosa del mundo.