Horarios

Era el momento para sacarse todas las espinas, para limpiarse por dentro, pero esta vez Lionel Messi se sintió como el gran culpable