Los colombianos deciden cuál sería el destino ideal para el número “10” que sigue siendo pretendido por los grandes de Europa.