Gabriel Arias no pudo aguantar los palos que le dieron tras su horrible error ante Perú. Se ensañaron con el niño de ocho años. Sin piedad.