Pese a que el saldo de duelos favorece a la albiceleste, tanto argentinos como guaraníes llegan al choque con la autoestima baja.